jueves, 18 de agosto de 2011

busco trabajo

Abdeselam Mohamed Tahar, Mustafa Soliman Kad.dur… ¡Qué más dan los nombres! Hace seis meses eran carpinteros, albañiles o reponedores de supermercado, ahora están en paro y protestan a las puertas del Ayuntamiento de Melilla.


Estos chicos que veis ahí quizás no siempre hayan sido buenos, aunque seguramente lo intentaron con todas sus fuerzas. Son padres de familia, divertidos y ocurrentes, no demasiado agraciados pero tampoco feuchos, sólo gente a la que le gusta salir a la calle, a echar un té con los amigos o a pasear por el paseo marítimo con sus familias, y pasar desapercibidos, no quieren que nadie los confunda con George Clooney. Tienen muchas habilidades aunque apenas tengan estudios. Sin que nadie les enseñase, son capaces de clavar puntas sin que se les tuerzan, lijan los marcos de una puerta en un pispás y te dejan limpiecito tu almacén en dos horas si les das la oportunidad.

Cuando te cuentan sus penurias, añaden que las culpas de sus desgracias son del Ayuntamiento porque permite que las pequeñas y las medianas empresas contraten a moros marroquíes antes que a ellos, que son moros de Melilla. La verdad es que en este punto no podemos estar muy de acuerdo con ellos porque los problemas de uno no se arreglan barriendo a los demás, claro que –en asuntos de este tipo− es una cuestión de opiniones.
No sabemos de qué podría servir que los veáis, por si acaso os ponemos sus retratos a continuación y vosotros decidís al respecto. A nosotros nos parecen chicos que pagan un alto precio por lo que quiera que hayan hecho mal, si es que han hecho algo malo.

Desde aquí los proponemos como candidatos perfectos para la próxima película de Ken Loach o para cuando poco un pequeño reportaje de Informe Semanal, nosotros ya no podemos hacer nada más por ellos, a no ser desearles «Buenos días y buena suerte».




Por derecho y por ley by Melillamelilla Melilla